Ciberseguridad y terrorismo | ARSI
1018
post-template-default,single,single-post,postid-1018,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
 

Ciberseguridad y terrorismo

ciberseguridad y terrorismo

Ciberseguridad y terrorismo

Nada es tan trágico como la vida humana y pensamos, cuando pensamos en ciberseguridad, que no puede tener que ver una cosa con otra. Cuando imaginamos con espanto lo que ocurrió en Madrid o en Nueva York o en tantos y tantos lugares del mundo mucho más anónimos, deseamos que no pueda volver a repetirse. Hoy hablamos de ciberseguridad y terrorismo.

Parece por el contrario, que es cuestión de tiempo que a esas mentes deseosas de hacer daño, les hemos dado una oportunidad que tratarán de utilizar con el paso de los años, o de los meses… La ciberseguridad es cada día más importante por la sencilla razón de que Internet fue creado y pensado para hacer el bien, para unir a unos con otros y eso no tenía mucho que ver con la seguridad. Dicho de otra forma, estamos bastante vendidos y se puede hacer mucho, mucho daño.

Claro, que aún nos cuesta pensar en ese daño porque cuando pensamos en terrorismo no se nos va de la cabeza el sonido de las sirenas de las ambulancias, ni los niños chillando ensangrentados, ni los muertos destrozados por el suelo. Pero el caos se puede generar en la red aunque sea de un modo menos violento en cuanto desde el punto de vista externo, de los síntomas podríamos decir.

Algún día, a alguien se le ocurrirá, bueno ya se le ha ocurrido, así que comenzaremos la frase de nuevo. Algún día, es cuestión de tiempo, alguien logrará insertarse y destrozar los sistemas operativos responsables de que tengamos energía, electricidad, agua, y suministro de alimentos, por ejemplo. Sufriremos todos mucho aunque, sí, en nuestro mundo es complicado pensar que alguien vaya a morir por ello… o no.

Pero pensemos en otra forma de peligro terrorista que tiene mucho que ver con lo que la ciberseguridad puede hacer para solucionarlo, o prevenirlo, o repararlo. Nos referimos a intercambio de movimientos económicos. Imaginemos, aunque no deseamos ni escribirlo, que un día nos levantamos y alguien ha robado cuando tenemos. Sin ir más lejos, el pasado mes de enero de este mismo año, un sitio de intercambio de criptomonedas japonés fue hackeado, que para que nos entendamos el término en este caso quiere decir robado, y le desaparecieron nada menos que 530 millones de dólares. Nos cuesta además pensar que ese dinero vaya a ir destinado a hacer el bien a modo de Robin Hood.

Existe un debate muy intenso en el mundo sobre la ciberseguridad y el uso de nuevas formas de moneda, las denominadas criptomonedas. Si bien es cierto que las criptomonedas están comenzando su andadura y que sufrirán ataques, lo cierto es que están pensadas para moverse en un entorno inseguro y la ciberseguridad ya ha pasado por ellas. Si decíamos arriba que internet es un entorno por definición carente de seguridad, también es cierto que las criptomonedas sí han nacido teniendo en cuenta que la ciberseguridad ha de formar parte de su adn.

Y en medio de posibles ataques terroristas, en el centro de un mundo nuevo y peligroso, en el que el vértigo de vivir recogerá a algunos en su huertecito de origen, aparecerán, ya verán ustedes, las compañías de seguros que tratarán de ciberasegurarnos, porque es lógico que deban hacerlo en este siglo nuevo y tan distinto, pero de eso les escribiremos desde Arsi otro día, pueden estar seguros.

No hay Comentarios

Publicar Comentario

Arsi Spain

Somos la única compañía capaz de dar respuesta a la organización y personas en todas sus áreas

Certificación Incibe Ciberseguridad
aei ciberseguridad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies