Reclutamiento y organización para la producción audiovisual | ARSI
708
post-template-default,single,single-post,postid-708,single-format-standard,mt-708,mt-post-reclutamiento-organizacion-audiovisual,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Reclutamiento y organización para la producción audiovisual

reclutamiento

Reclutamiento y organización para la producción audiovisual

Como hemos comentado en anteriores artículos sobre producción audiovisual, el reclutamiento del equipo para una producción es una de las fases más importantes a la hora de culminar con éxito un proyecto.

También hemos comentado el sustancial incremento de actividad producido en los últimos tiempos en torno a la producción de video, la encarnizada competencia que se desarrolla tanto en precios como en tecnología y en fidelización de clientes y, por ello, la enorme importancia que adquiere tocar la tecla adecuada en lo que a personal se refiere.

Hay una serie de aspectos que deben tenerse en cuenta antes de comenzar a pensar en el reclutamiento para la producción propiamente dicha.

  1. Objetivo de la producción, teniendo en cuenta la duración, el lenguaje visual y sonoro, el tipo de producción (ficción, documental, publicidad, etc.), la complejidad de la idea y los recursos tecnológicos precisos.
  2. Estrategia de la producción, su importancia para la evolución y la reputación de la empresa audiovisual.
  3. Presupuesto del que se dispone y margen comercial estimado.
  4. Calendario estimado para la producción, lo que también nos marcará la intensidad y dedicación que podamos dedicar al reclutamiento.
  5. Exigencias de reclutamiento en lo que se refiere a habilidades profesionales, experiencia, currículo, empatía o capacidad de integración en un equipo.
  6. Entorno empresarial en el que se desarrollará el trabajo de los profesionales que precisemos reclutar, de forma que éstos encajen y se adapten a una filosofía de creatividad y trabajo.

Obviamente el proceso de reclutamiento para la producción audiovisual dependerá del número y el tipo de profesionales que necesitemos. No es lo mismo integrar a un profesional para el proceso de preproducción que para el rodaje o para la postproducción. Cada una de las fases requiere de unas habilidades y, en consecuencia, de unas exigencias diferentes de reclutamiento. Debemos tener en cuenta que muchas de las empresas audiovisuales reclutan profesionales para cada una de estas fases de producción.

El proceso de preproducción comprende desde el momento en el que nace la idea hasta que empieza la grabación. Es en esta fase en la que se realiza el mayor esfuerzo y resulta clave para el buen desarrollo de la obra audiovisual ya que deben proveerse todos los medios precisos para la realización.

En esta fase se genera el guión técnico y se crea el storyboard. En base a ello se seleccionarán las localizaciones, el casting, se cumplimentarán los trámites legales, laborales y burocráticos precisos y se obtendrán los permisos necesarios para la utilización de recursos como el copyright musical o derechos de imagen de personajes.

En esta fase de preproducción se procede al reclutamiento de los equipos técnicos, artísticos, de edición, de vestuario o de maquillaje. También se concretan y detallan las necesidades de atrezo y mobiliario. En suma, se especifica qué recursos (humanos, materiales y financieros) serán necesarios en cada momento de la grabación. La fase de preproducción concluye con la confección de un plan de trabajo en el que quedarán programadas las actividades que día a día se deberán efectuar para ajustarse a las previsiones.

La fase de grabación o rodaje supone la materialización de todo el trabajo desarrollado durante la fase de preproducción. Para esta fase se precisa el reclutamiento del equipo de cámaras, de los técnicos de sonido, del equipo de dirección artística, de iluminación, de decoración, de maquillaje o de especialistas en su caso.
La fase final de una producción audiovisual es la de postproducción y en ella es frecuente que la empresa productora externalice el servicio a empresas o profesionales concretos especializados. Se seleccionan del material grabado las tomas que servirán para la edición y montaje de la obra, se incorporan los recursos tecnológicos como efectos especiales, se incorpora la sonorización, doblaje y grafismo electrónico y se obtiene el máster de grabación, del que se realizarán las copias.

Cada una de las fases sucintamente descritas requiere de aportaciones profesionales concretas y el reclutamiento de los equipos adecuados es la llave maestra para el buen fin de una producción audiovisual.

No hay una norma o un estándar de producción predeterminado y serán la complejidad y el presupuesto los que determinarán las responsabilidades y el número de personas implicadas en el proyecto. En una producción profesional será necesario reclutar profesionales de más de una docena de especialidades concretas, desde la producción ejecutiva hasta los auxiliares.

No hay Comentarios

Publicar Comentario

Arsi Spain

Somos la única compañía capaz de dar respuesta a la organización y personas en todas sus áreas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Quieres ver ofertas de EMPLEO?
Registra tu CV y consulta nuestras ofertas