Robotica, baja sus costes de producción en un 50%
820
post-template-default,single,single-post,postid-820,single-format-standard,mt-820,mt-post-robotica-baja-costes-produccion,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpbdp-with-button-styles,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Robótica, un sector que baja sus costes de producción un 50%

robótica

Robótica, un sector que baja sus costes de producción un 50%

Hace apenas unas semanas conocíamos los resultados de un informe según el cual casi las dos terceras partes de los niños que hoy estudian primaria (entre los seis y los doce años) ejercerán su vida profesional en empleos que hoy no existen. También conocíamos el dato de que el Internet de las Cosas (objetos con los que podremos comunicarnos gracias a la tecnología) demandará en un futuro próximo más de 4,5 millones de empleos. Vienen estos datos a colación de una realidad, la de la robótica, que día a día, casi hora a hora, debe ser tomada en cuenta por empleadores y empleados porque interferirá decisivamente tanto en la vida empresarial y laboral como en la planificación profesional de multitud de trabajadores.

El coste de la producción robótica se ha reducido en la última década en un 27%  y los expertos del Bank of America estiman que se reducirá otro 22% en los próximos diez años. Este factor es clave para comprender por qué, según el informe de esta institución bancaria, dentro de menos de diez años el 45% de las tareas industriales estarán a cargo de robots, frente al 10% actual. Tres son los factores en que se basa esta afirmación: el abaratamiento de la producción, ya señalado, la sofisticación tecnológica que consigue mayor “inteligencia” artificial» y la estabilidad de los objetos que permite que se encarguen de tareas cada vez más complejas.

Este conjunto de situaciones ha llevado al Foro Mundial a afirmar que la automatización pone el riesgo el 47% de la tipología de empleos que se desempeñan en nuestros días, lo que, podría acabar con el empleo de 5,1 millones de personas en tan solo cinco años. Pero también señala esta misma institución que hace una década no existían las profesiones y competencias más demandadas en la actualidad (las relacionadas con la tecnología). En este sentido la Comisión Europea ha informado que, según sus cálculos, en los próximos tres años se crearán 900.000 empleos en el sector tecnológico, sector en el que se incluye la robótica.

Para muchos empleadores y empleados las consecuencias de la robótica, como fenómeno revolucionario en el ámbito empresarial y laboral, aparecen como algo sombrío y amenazador. La sensibilidad que produce un futuro robotizado ha originado la aparición de webs especializadas como la desarrollada tras la aparición en 2013 de un estudio realizado por economistas de la Universidad de Oxford sobre la forma en que la automatización afectará al mercado de trabajo. En esta página, will robots take my job,  invita a introducir la profesión que se espera ejercer en unos años y devuelve un porcentaje de viabilidad de encontrar trabajo en ese sector. La idea tardó tres semanas en desarrollarse y en los primeros cinco días de vida el sitio ya tenía más de cinco millones de visitas.

Estudios recientes han informado de que la robotización pone en riesgo el 12% de los empleos en España en los próximos años y, obviamente, afectará a los menos cualificados. Hay sectores como mensajería, contabilidad o cajeros que tienen un mayor riesgo de que los empleos que proporcionan sean sustituidos en el futuro. Otros, como las artes o especialidades sanitarias, tienen un riesgo bajo. La elección de desempeño profesional pero, sobre todo, la formación tecnológica, son de gran importancia en un futuro laboral distinto, que se avecina a marchas forzadas.

Frente a este panorama un tanto desolador, han surgido nuevas ideas relacionadas con la necesidad de frenar, o al menos ralentizar, la progresión que la robótica puede suponer en el mercado laboral. No hace mucho que Bill Gates, entre otros, sugirió la posibilidad de que los robots paguen impuestos. La idea, inmediatamente secundada por algunos gobiernos occidentales, se basa en la necesidad de contrarrestar la progresiva precarización del mercado laboral, de la pérdida de empleos. Pero, sobre todo, se basa en la necesidad de no ver disminuir las aportaciones vía impuestos a los presupuestos públicos y poner en alto riesgo los estados de bienestar en occidente.

Otra alternativa, sugerida por el fundador de Tesla, Elon Musk, es implantar un ingreso básico a las arcas públicas por robotización de servicios, que sería distribuido para conseguir un mínimo vital a los afectados. Si tenemos en cuenta que un 45% de las tareas que hoy llevamos a cabo son susceptibles de ser ya realizadas por máquinas, y que, según el Banco Mundial, dos de cada tres puestos de trabajo en el mundo desarrollado pueden ya ser realizados por sistemas automatizados, debemos pensar que la búsqueda de alternativas al panorama creado por la robotización obedece a la necesidad de evitar una ruptura social.

 

 

No hay Comentarios

Publicar Comentario

Arsi Spain

Somos la única compañía capaz de dar respuesta a la organización y personas en todas sus áreas

Certificación Incibe Ciberseguridad
aei ciberseguridad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Conoce nuestro curso de
Mecánica de Motociclismo de Competición