Vehículos sin conductor, una carrera lanzada | ARSI
814
post-template-default,single,single-post,postid-814,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
 

Vehículos sin conductor, una carrera lanzada

vehículos sin conductor

Vehículos sin conductor, una carrera lanzada

Dentro de pocos días se cumple un año del lanzamiento del primer vehículo  autónomo del mundo. Fue en agosto de 2016, en Singapur, y se trataba de un taxi desarrollado por una empresa estadounidense, filial del prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology). Cuando pensamos en las utilidades que puede tener la formación en ciberseguridad que impartimos en Arsi, el mundo se abre más y más. Una pregunta es cómo intervendrá la ciberseguridad en asuntos como los accidentes en coches sin conductor, pero hay más.

Los vehículos sin conductor, o robotizados, se han convertido en uno de los retos estrella de la nueva tecnología y compañías como Apple lo consideran clave para su actividad en un futuro próximo o la constructora Ford ha cambiado su cúpula directiva para orientar la empresa hacia la nueva movilidad. También operadoras como Telefónica o Vodafone invierten y avanzan a marchas forzadas hacia el futuro del automóvil sin conductor, un vehículo completamente autónomo que permitirá, según los expertos, una enorme reducción de costes en el transporte y un gigantesco salto cualitativo en la seguridad vial.

La Sociedad de Ingenieros de Automoción estima que el objetivo ahora es poner en carretera un coche “completamente autónomo”, para lo cual ha de ser calificado como un vehículo con autonomía de nivel 5. Esta organización detalla de la siguiente forma los distintos niveles de autonomía:

  • Nivel 1. El vehículo asiste al conductor en una sola tarea, que habitualmente es el regulador de velocidad.
  • Nivel 2. El sistema es capaz de mantener el coche dentro del carril, girar y mantener la distancia de seguridad, pero es el conductor el que tiene que responder si hay algún problema y ha de estar constantemente atento al volante. El mejor ejemplo de una autonomía de nivel 2 es el Autopilot de Tesla.
  • Nivel 3. Se caracteriza por el poder de decisión del vehículo. Ya no solo acelera, gira y frena. Detecta la situación, la estudia y decide. Esto incluye, por ejemplo, la capacidad de adelantar a un vehículo para mantener la velocidad deseada. Aun así, el conductor necesita estar atento.
  • Nivel 4. El conductor no es imprescindible y el vehículo opera de forma completamente autónoma, pero siempre que esté en un entorno totalmente controlado.
  • Nivel 5. Vehículos que “sepan” dónde están, a dónde tienen que ir y cómo hacerlo. La única interacción con humanos se puede dar a través de una aplicación de móvil para pedir que recoja al usuario.

El reto de las industrias tecnológicas y de automoción es desarrollar herramientas capaces de incorporar al vehículo sin conductor cámaras que aporten una visión de 360 grados y percibir cualquier obstáculo a una distancia de 250 metros alrededor del coche. Cámaras complementadas por doce sensores de ultrasonidos y un radar capaz de “ver” lo que los ojos no pueden a través de la niebla, el polvo, la lluvia y la noche. El “cerebro”, un procesador cuarenta veces más rápido que los actuales, “tratará toda la información en tiempo real, evaluando a través de sus algoritmos y bases de datos ante qué reaccionar y cómo hacerlo”.

Pero todo este esfuerzo tecnológico requiere, para que finalmente pueda ser operativo y llegar al consumidor, superar una serie de obstáculos que implican fuertes inversiones y despejar inconvenientes relacionados, sobre todo, con la seguridad. Obviamente, otra de las claves para alcanzar el objetivo, es disponer de una cartografía completamente nueva y en 3D. Según el director de una tecnológica de la cartografía,  “estamos haciendo mapas con una precisión de 10 centímetros, con el tráfico actualizado al momento y con la antelación suficiente para evitar atascos si se puede, en una base de datos cartográficos que incorpora dos millones de cambios cada día”.

La carrera de las empresas de cartografía digital implica, además de la alta definición, el desarrollo  de  sistemas de localización del vehículo “que amplían la puntería del GPS para identificar con exactitud, por ejemplo, en qué carril de una autopista se encuentra”. Una de estas compañías, la holandesa Tom-Tom, opera en 135 países, con más de 48 millones de kilómetros de carreteras cartografiados y casi 250.000 en 3D (en Estados Unidos, Alemania y Francia), el próximo paso de la navegación.

Otro de los retos esenciales en este futuro del vehículo sin conductor, es la evolución en la transmisión de datos e información. Durante el pasado Mobile World Congress de Barcelona, en la que Telefónica y Vodafone presentaron sus prototipos de coches conectados, uno de los debates abiertos fue sobre la evolución hacia una red 5G que permita no sólo conectar los coches a una red sino conectar los vehículos entre sí y con la infraestructura que los rodea.

Fue en este congreso en el que el ministro español de Energía, Turismo y Agenda Digital, señaló la importancia de “acertar en la definición del calendario de despliegue del 5G”, y evitó fijar una fecha para la celebración de las subasta de la banda de los 700 MHz entre los operadores de telecomunicaciones, destinada a esa nueva generación de telefonía móvil.

No hay Comentarios

Publicar Comentario

Arsi Spain

Somos la única compañía capaz de dar respuesta a la organización y personas en todas sus áreas

Certificación Incibe Ciberseguridad
aei ciberseguridad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies